Skip to content

Comunicado del Movimiento Ciudadano Verde: Los principios no se negocian

mayo 27, 2011

Como movimiento ciudadano, llamado en su momento, Ola Verde demostramos en la campaña presidencial que podíamos potenciar un candidato que representaba un ideal, unos principios, para evidenciar a la sociedad que distintos sectores, en su mayoría apolíticos, o lejanos de la política tradicional, se manifestaban constructivamente hacia el mejoramiento de las costumbres políticas y públicas del país, desarrollando lo que puede ser descrita como la participación ciudadana más emotiva de estas últimas épocas.

Evidenciamos que como estandarte tenemos unos principios directrices. Sabíamos que se trataba de una campaña de sudor, lágrimas y sobre todo corazón y compromiso con la nación y su sociedad. Nunca se trató para nosotros de dineros o guiños políticos; competimos artesanalmente contra una multinacional y sin embargo mostramos de qué estábamos hechos.

El apoyo de las redes ciudadanas permitió replicar y aterrizar hacia la gente la propuesta del Partido Verde, en ese entonces, y aunque no se logró el objetivo máximo (en gran medida por deficiencias en la gerencia de la campaña especialmente desde el enfoque comunicacional), sí se logró un resultado que demostraba la necesidad de una propuesta refrescante que ofreciera una  opción comprometida con el verdadero desarrollo de país.

Mientras la Ola Verde, sin importar el resultado electoral,  continuó sus esfuerzos dentro de una dinámica hacia el cambio en la percepción de la política nacional, comprendiendo que el mismo es resultado de una labor consistente, persistente y coherente, la Dirección Nacional del Partido Verde, ha demostrado falta de visión estratégica, dedicada más a cultivar personalidades individuales, que a cumplir con la necesidad de construcción en equipo con la colectividad. Ha perdido su enfoque, y lamentablemente, demuestra que como colectivo se ha separado de los principios que inicialmente convirtieron al Partido en una opción legítima para responder a millones de personas que demostraron su compromiso con el país, a través de un  voto hecho a consciencia. Sabíamos entonces, y aún estamos convencidos de ello, que la prioridad no es aumentar las bases electorales por encima de los principios, sino cimentar la unidad con todos los colombianos talentosos y con vocación de aporte que entregaron en ese entonces, un potencial invaluable ala opción verde.  El ahora todo, prometido en aquel célebre discruso, se convirtió en un ahora nada para la colectividad de ciudadanos simpatizantes y militantes del Partido Verde, y hoy son ellos quienes, a pesar de todo, siguen manteniendo la fidelidad a esos principios, al punto que han evolucionado en el desarrollo de los mismos, y exigen un verdadero liderazgo, una verdadera construcción de política innovadora.

La discusión hoy se centra en las transmisiones que los medios de comunicación han hecho de las decisiones de las directivas del Partido Verde, incluyendo el candidato a la Alcaldía de Bogotá, decisiones acerca del inicio de diálogos programáticos con el Partido de la U, colofón de una serie de emisiones confusas, ambiguas y carentes de enfoque y planeación, que lamentablemente, han sido la firma de la Dirección Nacional del Partido. Sin embargo, y pese a esa realidad, ni Luis Eduardo Garzón, ni Enrique Peñalosa, ni las demás personas de la Dirección Nacional que apoyaron la decisión, se tomaron el tiempo para diálogar con la militancia de las redes ciudadanas verdes; siguen demostrando una actitud de indiferencia en relación con las bases que les dieron legitimidad. Como resultado, las redes ciudadanas han tenido que sentir la angustia de la ambigüedad recibida durante meses, para hoy encontrarse con una lógica de alianzas que va en contra de los principios que dieron vida a una propuesta de renovación para el país.

En términos de la disidencia del Partido Verde, con Antanas Mockus, Liliana Caballero, Angela María Robledo, John Sudarsky y Juan Carlos Flórez, quien se sumó a este grupo hasta su renuncia, compartimos con ellos el llamado a recordar los principios que inicialmente nos convocaron, pero observamos también que no han hecho nada para incorporar el aporte ciudadano que garantizara la representatividad de la diversidad inherente al Movimiento Ciudadano que los respaldó, alrededor de procesos que permitieran una dinámica democrática, o al menos representativa, en la formulación de las decisiones que afectan al colectivo.

Un año y seis meses después de su reconstitución, el Partido Verde no ha integrado aún, en sus procesos de decisión, la participación ciudadana, base dinámica que les dio viabilidad y poder de referencia. Una consecuencia de ello, es que la Ola Verde no ha sido convocada a dialogar sobre la construcción del Partido.

Desde los dirigentes, llegan comunicados que no se respaldan en hechos. Es ilustrativo el ejemplo de Sergio Fajardo, quien emite un comunicado, en el cual expresa como propias, palabras que desde el  Movimiento Ciudadano ha venido formulando como observaciones hacia el partido desde Junio de 2010. Si Fajardo encuentra tan pertinentes estas palabras, e incluso las emplea en su comunicado, es procedente preguntarnos por qué no ha reclamado, al interior de la Dirección, de manera que estas observaciones tengan una respuesta efectiva en aras del mejoramiento colectivo, pero sobre todo por qué más allá del reclamo no ha comenzando las construcciones necesarias, no ha propuesto metodologías internas, no ha convocado a ejercicios dinámicos de base.

¿Dónde está la respuesta de la Dirección Nacional a las comunicaciones y solicitudes de diálogo, que desde diferentes espacios y lugares de la ola verde se han emitido, para corregir la falta de organización efectiva en las dinámicas regionales, así  como reaccionar constructivamente a la desorganización resultante de la falta de metodología y carencia en la formalización de los procesos de colaboración con los comités departamentales y municipales?

Como resultado de esa falta de atención, de comunicación multidireccional y estratégica, y de disposición al diálogo, se generan consecuencias lesivas, como la aparición de ‘caciques’ políticos que buscan asumir el mando, por encima de los grupos y colectivos ciudadanos.

Hoy el Movimiento Ciudadano Verde, que ha articulado iniciativas del nivel municipal, departamental y nacional, expresa su más profundo descontento y su total inconformidad con la decisión que parte de la Dirección Nacional ha asumido al comenzar acercamientos programáticos con el Partido de la U, los cuales podrían llegar a una alianza para co-gobernar Bogotá.

Creemos en sumar para juntar lo mejor de cada persona y de cada colectivo, pero respetando siempre los direccionamientos y condiciones iluminados por los principios que permiten una verdadera democracia con oportunidades para la gente.  El “no todo vale” incluye hacer diagnósticos y reconocimientos claros sobre la naturaleza de los posibles aliados. En ese sentido, y como ejemplo, no comprendemos como la Dirección Nacional, en la práctica, está negando que, en el caso específico de Bogotá, existe una responsabilidad del Partido de la U en la situación de retroceso en  la ciudad, en virtud de la colaboración que practicaron con el gobierno de Samuel Moreno. No es solo por “algunas personas” del Partido de la U, tenemos que llamarnos a la coherencia de la responsabilidad política. Si estamos llamando al interior a la disciplina de respaldo a nuestros candidatos y a sus decisiones, de igual forma debemos evaluar la corresponsabilidad por la cantidad de investigaciones a miembros del Partido con el que se están haciendo acercamientos, no son una o dos personas, son investigaciones y acusaciones por corrupción y parapolítica, no solo en Bogotá sino en muchas regiones del país. No estamos autodenominándonos puros, tenemos que llamarnos a la coherencia y son nuestros principios los que nos permiten revisar nuestras alianzas y revisarnos.

Como Movimiento Ciudadano Verde, hemos procurado aportar desde la ciudadanía y desde la militancia en la construcción de nuestro Partido, con estrategias innovadoras, que privilegien la participación desde las dinámicas locales, y que faciliten la toma de decisión a nivel nacional. En contraste con esta visión constructiva, la Dirección Nacional del Partido Verde, no solo ha hecho oídos sordos a este proceso, sino que sigue pasando por encima de las 3 millones 600 mil personas que ubicaron al Partido en una posición estratégica para contribuir a la transformación que el país necesita, incluyendo los 521.503 votos, que ubicaron a ocho personas del Partido Verde en el Congreso y quienes hoy también hacen parte de la Dirección.

Es pertinente preguntar a los integrantes de la Dirección Nacional del Partido Verde qué han hecho para validar sus “decisiones” con quienes conformamos el movimiento Ciudadano.

La Ola Verde significó más de 1 millón 800 votos en consulta interna y elecciones al Congreso y casi 3 millones 600 mil personas en elecciones presidenciales, sin contar las simpatías de quienes por razones de fuerza mayor, menores de edad, inscripción de cédulas o residencia en otro país, no pudieron ejercer el voto. Es importante considerar también el potencial desperdiciado de votantes y colaboradores de consciencia, que hoy se encuentran frente a la realidad del páis, marcada por la corrupción y desidia administrativa de tantos años, que viran hacia una necesidad de cambio y respaldo.

En la actualidad nos rigen una serie estatutos que no están a la altura del momento histórico del Partido y que en ningún apartado garantizan la participación democrática y organizada de la militancia y un código de ética que no solo, no están a la altura del momento histórico del partido, sino que más parecieran letra muerta, escrita por llenar un requisito, más no para garantizar. En consecuencia, nos inquieta saber  ¿En dónde están representadas nuestras voces? ¿Cómo se conforman las mayorías con poder representativo al interior de la Dirección?

Si aún no tenemos mecanismos representativos, el peso de cada voto depositado por las personas de la Dirección debería estar protegido por el proceso de toma de decisiones dentro del Partido Verde. Según esta lógica, la mayoría, y obviamente la mayor carga de responsabilidad, la tendría Antanas Mockus, seguido por Gilma Jiménez, Jorge Eduardo Londoño, Felix Valera, Jhon Sudarsky, Alfonso Prada, Angela María Robledo. Y ratificando la consulta los votos por Enrique Peñalosa y Lucho Garzón, aunque es necesario anotar que Antanas Mockus ganó en consulta legítima esta representación.

Ahora, las acciones del Partido Verde nos hacen reflexionar, sobre qué somos como Movimiento Ciudadano y qué significa la Ola Verde, e incluso genera dudas sobre si incluso los militantes del Partido Verde tienen una participación real y tangible; sabemos que somos ante todo, un Movimiento Ciudadano, conocemos el alcance de nuestra capacidad, porque estamos animados por el desarrollo de principios y opciones que el país necesita, últimamente evidenciado por la serie de crisis ambientales, sociales y económicas que exigen participantes con capacidad de propuesta y compromiso.

Como Movimiento Ciudadano Verde, expresamos dentro de nuestra colectividad algo más allá de un disenso.

Primero: Confirmamos que  la Dirección Nacional en pleno del Partido Verde, nunca ha priorizado al Movimiento Ciudadano con la importancia que merece, así como el abandono de la estructuración de procesos reales de desarrollo del Partido desde la militancia, en especial de la militancia desde las regiones. El establecimiento y respeto por estos procedimientos es una responsabilidad competente a todas las personas que integran la DN, incluyendo tanto a la bancada, como la dirección ejecutiva, los copresidentes y vocero; todo esto es consecuencia de  no haber tenido nunca en cuenta y hasta este momento, una dinámica de construcción desde la base y de representación real centrada en principios.

Segundo: Nos manifestamos en total desacuerdo con la decisión de parte de esta Dirección Nacional, de pensar en generar acuerdos programáticos con el Partido de la U, y por lo tanto, nuestra convicción nos incita a distanciarnos de  la campaña de Enrique Peñalosa si esta alianza se hace efectiva. Seguiremos en nuestra total disposición, a la luz de nuestros principios, de convocar y escuchar la revisión de las propuestas coherentes con nuestros valores, para la administración de Bogotá y de las regiones, conocedores como somos del derecho y de la responsabilidad que tenemos en términos del bien común.

En su momento, y apoyando la decisión de la Dirección nacional, expresamos que confiamos en Enrique Peñalosa, miembro del Partido Verde; de igual manera, en ese momento expresamos nuestro respaldo para entablar acercamientos con otras instituciones con miras a lograr lo mejor para Bogotá, pero nunca contemplamos, ni consentiremos, que estos acercamientos se hagan con cualquier colectividad y mucho menos con una que no encuadre en nuestros principios, ya que firmemente creemos que sumar sin principios no es sumar y multiplicar, sino restar y dividir. Por lo anterior reprobamos TOTALMENTE su decisión de generar un acuerdo programático con el Partido de la U, colectividad que nos ha demostrado que además de no comulgar con lo que nos une a los verdes, ha contribuido al caos que actualmente se vive en la ciudad capital y cuyos miembros en otras regiones del país están en estos momentos enfrentando procesos legales por parapolítica. Aclaramos que no nos llamamos al absolutismo moral, pero sí  convocamos a la dirección y a la militancia en pleno, a una revisión consciente de nuestros principios y prioridades, para estudiar objetivamente la historia y los actos, para establecer con quién nos sentamos a construir programáticamente, cuál es el enfoque consistente, fijando así los límites que aseguren focalización de propuestas y  representatividad de aquellos que sí quieren renovar las costumbres políticas y públicas en Colombia.

Tercero: como Movimiento Ciudadano, que desde la realidad de muchas personas, en todo el país hemos seguido trabajando sin descanso en la construcción colectiva, reiteramos que nosotros SI seguimos trabajando con la guía de nuestros principios; por lo tanto reclamamos a la Dirección Nacional,  su deuda para con la militancia, la ciudadanía y el país, de hacer un proceso que viabilice la participación real desde lo local.

Sin embargo y dada la falta de escucha e intenciones de construcción palpables,  por parte de la dirigencia del Partido Verde, desde el Movimiento Ciudadano, seguiremos en el acompañamiento y viabilización de la articulación nacional de los esfuerzos no solo de la militancia, sino también de los diferentes colectivos y demás que lo necesiten y que no encuentren eco en ninguna de las direcciones que están planteadas, con el fin de servir a  la comunidad; y en este orden de ideas, para ser coherentes con el  proceso, seguiremos evidenciando a nivel local y nacional los errores que desde las Direcciones se cometen obviando el trabajo de la organización de base y/o permitiendo la infiltración de personas y/o colectivos en contravía de nuestros principios. De igual manera, estamos comprometidos con el apoyo a construcciones y propuestas positivas para la nación, que se ubiquen dentro de nuestro marco de principios.

Cuarto:  En el mismo sentido, reclamamos nuestro el  derecho de reiterar nuestro ejercicio en el territorio nacional, para esto nos enfocaremos en mostrarle al país el ejercicio de movilización social y de articulación que se puede hacer desde la participación ciudadana, que mueve consciencias, que obtiene resultados no solo en Colombia, sino en el mundo; por esto mismo, convocamos a las y a los simpatizantes del Movimiento Ciudadano a carnetizarse como militantes, a presionar los comités locales, municipales y departamentales; a ejercer control político y veeduría en cada uno de los procesos y  de los electos que están allí gracias a nuestro trabajo y voto, y así mismo, a seleccionar candidat@s idóneos para representar nuestros principios; a  seguir en este proceso de construcción retomando la esperanza que nos unió.

Quinto: En el ejercicio de actuar acorde a nuestros principios y prioridades, es posible que nos veamos en situaciones que quieran comprometer y condicionar nuestra conciencia como movimiento ciudadano, por eso anunciamos que nuestra brújula será el desarrollo y aterrizaje de los principios que nos unieron, sobre los que continuaremos trabajando, en esta lucha de construcción de una opción política desde la base; igualmente, sentamos el precedente, que nuestras aspiraciones no se limitan a lo electoral, porque nuestro interés es el bien común del país; por lo tanto si el orden de la respuesta es negativa a estos valores y a sus propuestas resultantes, incluso nos planteamos la libertad de distanciarnos si es preciso.

Nadie dijo que esto sería fácil; con la falta de participación y estrategia que ha venido  planteando la Dirección Nacional, seguramente mucho menos, pero como hijos de la Ola Verde, como ciudadanía que se activa y se empodera de sus decisiones, con su voluntad de ser leal a una visión colectiva, reiteramos que sabemos hacer lo que nadie ha creído posible. Ya una vez lo logramos, al dejar la puerta abierta para que el Partido Verde fuera la segunda fuerza política del país. El llamado está dirigido a la coherencia, y lo elevamos a todos los ciudadanos que han sido convocados por esos principios y valores, mismos que trascienden negociaciones de corto plazo. Es un llamado a la gente comprometida que trabaja por un país mejor, a seguir cultivando la red ciudadana de nuestro Movimiento.

Ya valiosos talentos y voces muy necesarias se han retirado del Partido Verde por causa de la incoherencia en las acciones de la Dirección Nacional. Nuestras redes humanas, animadas por la vocación de activación del ciudadano, evidencian su enfoque en los principios que construyen una sociedad más justa, equitativa, tolerante, sostenible y estimulante basada en personas autónomas y organizadas en torno a principios y propuestas efectivas que se enfocan en el bien común. Nuestro Movimiento Ciudadano expresa su existencia y su fidelidad a los valores que sirven para construir un mejor país, basado en el trabajo en equipo con visión de conjunto y participación.

Sabemos trabajar en equipo, pero también sabemos con quién podemos hacerlo, y con quien no es pertinente proceder.

______________________________________________

Tu también puedes suscribir este comunicado. Publícalo en tus redes y firma dejando un comentario en esta nota.

Nuestra participación y nuestra articulación son la clave para la construcción del Partido con el que nos identificamos.

Pio.la Verde – Presentación de la Estrategia del Girasol

mayo 14, 2011

El Próximo Lunes 16 de Mayo desde el Movimiento Ciudadano Verde, compartiremos nuestra incitativa en la estructuración de un sistema de gestión de campaña y propuestas del Partido Verde, que permita a todos los verdes, tanto ola verde como candidatos unificar criterios alrededor de nuestros principios.

Nuestra meta es generar confianza, y facilitar la comprensión de cada propuesta por parte de la ciudadanía con afinidad verde, para quien, cada principio, se traducirá en beneficios para su comunidad.

La Estrategia Girasol, pretende generar credibilidad y acortar la distancia entre Candidato-Ciudadano, a su vez posiciona la imagen del partido. La estrategia Girasol hacia el elector es la forma de divulgar y posicionar, con simplicidad, programas políticos que giran alrededor de los principios verdes.

Utilizaremos la plataforma Pio.la, que nos brinda un espacio de discusión y construcción participativa a todos los asistentes y a su vez simplifica y planifica las intervenciones que tendrá el encuentro

Opina y participa!!!

También puedes invitar a tus contactos a través del evento en facebook

Los jóvenes le reclaman a los líderes políticos

mayo 14, 2011

Publicado en La Silla Vacia – Querido Diario, Viernes 13 de Mayo

Ayer los Jóvenes Liberales de Antioquia le protestaron oficialmente a Rafael Pardo porque supuestamente desconoció los estatutos del Partido a la hora de escoger candidatos y dar los avales. Le preguntaron si “el apoyo, inclusión y representación de la juventud es más un canto a la bandera que otra cosa, dado que no se les tiene en cuenta en la toma de decisiones políticas y trascendentales”. Al mismo tiempo, el Movimiento Ciudadano Verde, integrado por varios de los líderes jóvenes de la Ola Verde, invitaron a su partido a desuribizar y desbogotanizar el partido, a comenzar a hacer propuestas y, en pocas palabras, a volverse serios como partido.

“La Dirección Nacional del Partido Verde está en mora de ser estratégica, táctica y organizada. En su poca capacidad de reacción, en la falta de estrategia para comunicar y comunicarse con sus miembros, en la falta de la articulación estructural y metodológica en lo regional que promueva la participación de su militancia, demuestra la lentitud, ambigüedad y fragilidad que ratifican que aún la Dirección no está a la altura del proceso ciudadano que nos trajo hasta este moméntum histórico”, dice el comunicado. “Asuman su responsabilidad con una colectividad, sean coherentes con un movimiento innovador, demuestren que su capacidad de dirección política va más allá de un interés individual por el poder”.

LA ESTRATEGIA DEL GIRASOL, a centrarnos en el sol que nos alumbra: NUESTROS PRINCIPIOS

mayo 13, 2011

Comunicado desde el Movimiento Ciudadano Verde para la ola verde, la Dirección Nacional del Partido Verde y la opinión pública 

Como ciudadanas y ciudadanos pertencientes al Partido Verde, como personas que construimos la ola verde y seguimos firmes en la construcción de esta colectividad:

  • Invitamos a las y los demás miembros de nuestro Partido, tanto a las personas que hacen parte de la Dirección Nacional, como a quienes hacemos parte de las Direcciones departamentales, municipales y a quienes hacemos parte de la militancia a DESURIBIZAR las comunicaciones de nuestro Partido. Independientemente de las opiniones que el Expresidente emita sobre nuestros candidatos, este ciudadano no pertenece al Partido Verde, no hace parte de nuestra colectividad y por lo tanto lo que exprese no representa nuestra visión política, nuestra construcción política; así como tampoconuestros principios ni nuestras prioridades programáticas. No caigamos en un juego maquiavélico de desinformación y a la vez de claro oportunismo político.
  • Afirmamos ante el comunicado que la Dirección Nacional emitió el 12 de Mayo, que la respaldamos como el órgano que ejecuta la dirigencia de nuestro partido, así como también respaldamos el liderazgo de quienes hacen parte de la Dirección, pero ante todo ratificamos nuestro control político permanente a todos los procesos de alianza que cualquier candidato de nuestro partido quiera realizar o que cualquier dirección (nacional, departamental o municipal) proponga realizar en el marco de los principios y prioridades programáticas del Partido
  • Instamos a todas las personas que hacen parte del Partido Verde a ser proactivas en la construcción de nuestra colectividad desde lo local en TODAS las regiones, es decir los invitamos a participar activamente de las decisiones en lo nacional priorizando siempre la construcción en lo regional. La discusión que solo se ha centrado en Bogotá es perjudicial para la construcción del verde en el resto del país y lo que mal se hace en Bogotá, afecta a los grupos locales, por su inadecuado manejo en comunicación. Proponemos desbogotanizar el discurso, dado que una Colombia verde se construye desde cada célula en cada una de las verdes regiones y por lo tanto cada región debe tomar la importancia que merece en esta construcción colectiva.
  • Tengamos en cuenta que en los actuales acontecimientos, no hay una discusión de fondo sobre los problemas centrales de Bogotá ni sobre los problemas centrales en ninguna de las regiones, así como no existe aún un planteamiento político de nuestros candidatos verdes, que denote un real interés por el bienestar de la ciudadanía de Colombia.
  • Es importante que la colectividad en cabeza de su Dirección nacional y sus candidatos demuestren que existe prioritario interés más allá de lo particular, mostrando además que si dejamos de distraernos por factores externos a nuestros principios e interés sobre el bienestar común, aún podemos ganar importantes espacios de participación política a nivel nacional, así como también es prioritario hacer de los problemas grandes oportunidades y sobre los retos pensar en las alianzas, no desde otra perspectiva.
  • No podemos tornar nuestra discusión de principios alrededor de una sola persona. No podemos volver a Antanas Mockus, el caudillo de la defensa de qué significa ser verde. Antanas Mockus es nuestro referente de principios y valores, pero necesitamos una integrada Dirección Nacional, en donde cada una de sus partes tanto Antanas, como Peñalosa, Lucho, Londoño y Fajardo; asi como los demás miembros de la bancada y dirigentes de la misma, asuman no solo su responsabilidad, sino el rol adecuado que posibilite un real diálogo y participación con y de la ciudadanía.  Hoy instamos a TODAS las personas de la Dirección Nacional a que asuman en sus pronunciamientos la defensa de los principios verde como el lenguaje común que nos vincula en nuestras diferencias, enmarcados siempre en una comunicación estratégica.
  • A quienes como parte de la Dirección Nacional han llamado a la disidencia verde, les instamos a que en virtud del punto tres de su comunicado, sean coherentes con el llamado que hacen a la ola verde para opinar y actúen como facilitadores para que la Dirección responda a las comunicaciones que como Movimiento Ciudadano Verde hemos hecho previamente y a las comunicaciones que desde diferentes colectivos verdes también han hecho y a las cuales no han dado respuesta. Ante todo los llamamos a que sean impulsores de una clara organización del Partido Verde desde el interior para que la llamada ola verde realmente tenga los canales para hacer efectiva incidencia en las decisiones de la Dirección, nacional y en las locales, y al mismo tiempo garantizar que el Sello verde se identifique con este proceso construido en forma colectiva.
  • La Dirección Nacional del Partido Verde está en mora de ser estratégica, táctica y organizada. En su poca capacidad de reacción, en la falta de estrategia para comunicar y comunicarse con sus miembros, en la falta de la articulación estructural y metodológica en lo regional que promueva la participación de su militancia, demuestra la lentitud, ambigüedad y fragilidad que ratifican que aún la Dirección no está a la altura del proceso ciudadano que nos trajo hasta este momentum histórico. Asuman su responsabilidad con una colectividad, sean coherentes con un movimiento innovador, demuestren que su capacidad de dirección política va más allá de un interés individual por el poder. Sepan que la colectividad verde requiere que ustedes construyan al igual que nosotros como ciudadanos o bien conocidos como ola verde o movimiento ciudadano verde.

Ratificamos que, como verdes, CONSTRUIMOS partido, no somos solamente el espacio electoral para unos pocos; creemos en la innovación en la política; en la recuperación de los espacios ciudadanos para construir lo público colectivamente.

Invitamos al Partido Verde en pleno para asumirnos en un nuevo momento de construcción de nuestra colectividad a partir de la Estrategia del Girasol. El próximo lunes 16 de Mayo a través de la plataforma de encuentros del movimiento, presentaremos la estructuración de un sistema de gestión de campaña y de propuestas del Partido Verde que permita a los candidatos unificar criterios alrededor de nuestros principios. El objetivo es generar credibilidad, y facilitar la comprensión de cada propuesta por parte del elector, para quien, cada principio, se traducirá en beneficios para su vida. De igual manera esta propuesta, permite generar posicionamiento, facilita la retentiva y comprensión en el elector y se convierte en un medio efectivo de mantener vigente la identidad Verde.

Recordamos a todas las personas que han participado en los procesos previos de Construyéndonos Verdes que estos insumos facilitan y facilitaran los procesos de Sellos Verdes en lo local, así que instamos nuevamente a retomar los procesos de los grupos verdes en las ciudades, a que envíen los resultados de sus procesos, publicaremos toda la evidencia de los trabajos que han realizado y retomaremos los encuentros del movimiento para que sigan compartiendo sus avances y resultados.

Seamos ejemplo en movilización y en convocatoria pública de construcción política.

Coherentes con nuestros principios, claros con nuestras comunicaciones y ante todo firmes en nuestra construcción de país.

_________________________________________

Comunicaciones a la Dirección Nacional – antecedentes:

_________________________________________

Suscribe este comunicado y comparte tus comentarios.

Invita  más personas verdes a que se involucren en esta construcción construcción que es colectiva.

¿Cuáles son tus ideas? ¿Cómo quieres participar en esta construcción?

Dentro de la ola verde

marzo 20, 2011

La abogada y periodista colombiana Margarita Martínez vuelve a mostrar su talento como documentalista con La ola verde: la ilusión de una generación, un filme que retrata la historia íntima de la campaña de Antanas Mockus a la Presidencia.

La abogada y periodista colombiana Margarita Martínez vuelve a mostrar su talento como documentalista con La ola verde: la ilusión de una generación, un filme que retrata la historia íntima de la campaña de Antanas Mockus a la Presidencia. Durante diez semanas, Margarita y su equipo siguieron día y noche al aspirante y sus escuderos. Ese privilegio les permitió mostrar cómo eran los debates en el partido, así como el frenesí que se desató en Colombia gracias al poder de las redes sociales. “Es el primer documental sobre un candidato con posibilidades de ganar que se deja grabar mientras está en campaña, cuando lo normal es que no te dejen asomar ni a la puerta”, cuenta Margarita. Ella también es la directora de La Sierra, una película que trata sobre las bandas paramilitares de Medellín, que obtuvo varios premios internacionales y se proyectó en más de treinta países. La ola verde se estrena el 26 de marzo en la noche por el Canal Caracol.

Ver aquí nota original publicada en Semana.com

¿La labor? Construir colectivamente

marzo 9, 2011

La propuesta es ya y es ahora.

La OLA VERDE se mueve a construir el Partido Verde. No solo ser participante de ‘las convocatorias’ de la Dirección sino a asumir el rol de real esencia de este proceso político.

¿Empezamos?

Nos vemos en el Pio.la Verde http://pio.la/platforms/verde

Allá le esperamos. Participe, intervenga, exponga, comunique, construya, discuta, proponga, haga, muestre.

Confianza y Coherencia

marzo 4, 2011

Para seguir en estos procesos de construcción de Partido, retomemos nuestros principios y reflexionemos sobre ellos en cada acción que realizamos como individuos y como colectividad.

La institucionalidad se fortalece en la medida en que más personas asumimos un compromiso con los postulados básicos que nos unen en un mismo partido político a pesar de nuestras diferencias.

  • Rechazo a cualquier tipo de violencia y a cualquier complicidad con grupos al margen de la ley y con funcionarios o ciudadanos corruptos
  • Respeto a la vida
  • Manejo transparente y eficiente de los recursos públicos como recursos sagrados
  • Incorporación, en las decisiones públicas y privadas, de la previsión y manejo de las consecuencias ambientales
  • Primacía del interés general sobre el interés particular
  • Respeto y defensa de la Constitución Política
  • Reconocimiento y valoración de las diferencias y la pluralidad
  • Coherencia entre fines y métodos, no al “todo vale”
  • Construir sobre lo construido

Los principios del Partido en la página institucional

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 77 seguidores